Huerta_Sur_Valencia_Ciudad_Ciencias(El País. 13-06-2009)

Un martes cualquiera, más de un centenar de cajas de verduras y frutas cultivadas sin ninguna intervención química se apilan en la tradicional Alquería de Vicent Martí. Sobre todo cuando llega el buen tiempo, acuden a comprarlas gente de la ciudad que quieren catar la soleada naturaleza. Esta alquería es núcleo de visita en peregrinación, situado en plena Huerta de Alboraya, a unos seis kilómetros al norte de Valencia. Se trata de una zona netamente identificada con la horchata y mucho de aquello que a la vista del profano parece césped es planta de chufa. Pero en los huertos de este agricultor hay esperando lechugas y acelgas, calabacines, patatas, manzanas y peras. Y gallinas, un caballo, perros, los aparejos de labranza, y todo el aroma de ancestro cercano que aún emana la huerta de Valencia. Es el círculo verde lleno de mito que abraza la ciudad mediterránea. Y que a punto ha estado de ser eliminado a causa del urbanismo salvaje.

[Llegiu la resta de l’article]

Advertisements